sábado, 23 de marzo de 2013

La hipocresía del feminismo en los videojuegos


AVISO: el siguiente texto contiene verdades como puños que podrían escocer el canal rectal del lector, no se recomienda su lectura para hipocondríacos, prepúberes ni feminazis... bueno a estas últimas si, para que se jodan.

¿Sabeis una cosa que odio de esta generación? La reducción de la talla de pechos en general y el aumento de torsos ciclados. Cada vez que una descerebrada cualquiera abre ese pozo negro que tiene por boca, siempre sale con la misma cantinela de que (leer la siguiente frase con voz de pito afeminado) "los videojuegos siempre ponen a la mujer como princesa en apuros con atributos irreales". Siempre usan ese argumento, LA MISMA JODIDA EXCUSA UNA Y OTRA VEZ. Pero lo peor de todo es que se les ha hecho caso, y ahora nos tenemos que comer féminas normaluchas... pero eso sí, no se quejan de la vigorexia predominante en los personajes masculinos, que llega mas lejos en lo que a física irreal se refiere. A fin de cuentas, es mas facil encontrar por la calle un tio cuyo biceps es mas grande que tu cabeza, a una tía que supere una talla 100.

                                           Patrimonio gamer                              Destrozo de una obra de arte

¿Y para que se supone que, en teoría, debería servir todo esto? Bueno, en teoría, debería servir para que los videojuegos en general fueran mas abiertos para el público femenino y este por tanto aumentara su consumo para que, en teoría, esto dejara de parecer una afición exclusiva de hombres.

Adivinad que consecuencias ha tenido en ese ámbito: NINGUNA. Porque para empezar, absolutamente ningún jugador se toma en serio el cuerpo de un personaje FICTICIO como si fuera el estándar a cumplir por el lado exterior de la cuarta pared. Joder, estamos de hablando de mundos en los que continuamente se violan las leyes de la física, se permite circular en vehículos a velocidades extremas con maniobras peligrosas, y el abanico de armas a usar le provoca envidia al cerdo dictador de Corea del Norte.

¿Ha crecido el público femenino de videojuegos gracias a este recorte de tetamen? NO. El perfil de tías jugadoras a las que realmente les gustan sigue siendo igual que hace 10 años, y a ese perfil no le molesta en absoluto una mera idealización virtual, porque SABEN DISTINGUIR LA REALIDAD DE LA FICCIÓN. Pero bueno, ya sabemos que los chochitos mal follados de las feministas encuentran "símbolos fálicos" en todas partes, no se les puede pedir demasiado en lo que ha sentido común se refiere.

Todavía no he visto a ninguna feminista quejarse de este desfile de esteroides, luego dirán que buscan la igualdad...
 
Así que para terminar, los desarrolladores deberían mandar a estas hipócritas a la mierda junto a los directivos de corbata y maletín. Es por tonterías como esta que los videojuegos están perdiendo su integridad como hobby y se dirigen a convertirse en una mera industria gris y sin personalidad, carente de la esencia con la que atrajo a la gran mayoría de consumidores DE AMBOS SEXOS.

lunes, 11 de marzo de 2013

Panty & Stocking


Gainax ha vuelto a lograrlo, ha conseguido que me enganche tanto un anime como para verlo del tirón en el menor número de sesiones posible. Si con Kare Kano había conseguido quitarme el prejuicio que les tenía por Evangelion, esta serie ha situado el estudio en una posición relevante a considerar cuando tenga ganas de ver un anime que no conozca.

SINOPSIS: Panty y Stocking, las hermanas Anarchy, son ángeles expulsadas del cielo debido a su mal comportamiento. Las mandan a Daten City, un lugar localizado en algún lugar entre el Cielo y el Infierno, donde unos monstruos extraños llamados "Fantasmas" empiezan a aterrorizar el lugar. Pero bajo el ojo vigilante del reverendo Garterbelt, les toca a Panty y Stocking destruir a esos Fantasmas, y al hacerlo reciben Heavens (monedas del Cielo) las cuales les permitirán regresar al cielo cuando tengan suficientes.

La serie es una parodia muy, muy, y repito muy verde, de magical girls. Lo primero por lo que llama la atención es un diseño principal de contraste muy colorido, que combina con una gran animación para lo que es una serie televisiva. No solo eso, sino que el dibujo de los personajes, así como el movimiento de estos, transmutan en ocasiones para deleite visual del espectador. Lo que en un principio parece un dibujo simple, al momento ejecuta coreografías de acción de una forma espectacular, o diréctamente cambia a un estililizado de anime más típico.

¿Fanservice? Que va, imaginaciones vuestras

 El doblaje tambien es digno de mención, pues lejos de las estereotipadas vocalizaciones de las Magical Girls, el desenfado de esta serie llega al punto de hacer uso de un engrish usado de forma muy acertada con fines cómicos de ridiculización, escuchar a los personajes exclamando WTF no tiene precio. 


Y he guardado la parte que más me ha gustado para el final, ¡la increible banda sonora que tiene!. Una selección alucinante de música electrónica nos deleita el oido con unas creaciones auditivas únicas. No disfrutaba tanto con el tecno desde Jet Set Radio, y como guinda del pastel, el single vocalizado la ha colocado entre mis favoritas junto a la de Cowboy Bebop. Juro que cuando pueda me compro los discos de ambas.



Recomendar anime suele ser algo dificil, pero en este caso animo a todo el mundo a que le dé una oportunidad. Al que sse considere otaku, esta serie es de visión obligada.